Mantenimiento del equipo: cómo limpiar el cuero

Es muy importante realizar un adecuado mantenimiento de los productos de cuero que empleamos en nuestras rutas a caballo. Los accesorios para caballos están expuestos a la suciedad, el barro, la humedad ambiental y el sudor, factores que producen su deterioro. Con unos cuidados básicos, es posible conservar el equipamiento para montar a caballo en óptimas condiciones:

Sillas de montar:

Limpieza de una silla de cuero Marjoman empleando Parisol limpiador del cuero paso 1
Limpieza de una silla de montar de cuero Marjoman empleando Parisol limpiador del cuero paso 1
  1. Mantener la silla de montar siempre limpia: utilizar un limpiador para el cuero (paso 1) para retirar restos de sudor, barro, etc. Enriquecer y nutrir el cuero con un acondicionador para el cuero (paso 2). Aplicar ambos productos con una esponja para una mejor absorción y un acabado perfecto.
  2. Aplicar glicerina en barra: en cueros gruesos es conveniente utilizarla. Cuando el cuero está reseco, es muy efectivo el aceite para el cuero (evitar el exceso de producto para que la ropa no se manche).
  3. Si la montura tiene partes de ante o serraje, se pueden cepillar con un cepillo de púas fuertes (evitar aplicar productos que no sean específicos para este material, pueden dañarlo).

 

Cabezadas y otros productos de cuero:
1. Limpiar bien el producto de cuero con glicerina o emplear el paso 1 y el paso 2 antes mencionados.
2. Aplicar aceite de pata de buey (suaviza el cuero, por lo que es el producto indicado para embellecer los mosqueros de las cabezadas vaqueras y jerezanas).
3. Engrasar si es necesario.