Bitless bridle: cabezada para la monta natural

Una tendencia en equitación cada vez cobra más intensidad: la monta natural. Se trata de una alternativa a la monta tradicional que busca métodos para practicar la equitación que no dañen al caballo. Los que aplican estas técnicas aseguran conseguir que su compañero equino esté libre de temor, más tranquilo, relajado y confiado. El caballo se mueve con más gracia, respira mejor y se muestra más dócil.

Bitless bridles modelo Victoria, fabricada por Marjoman
Bitless bridles modelo Victoria, fabricada por Marjoman

Muy usada por las personas que practican la monta natural es la bitless bridle, la cabezada que no precisa de bocado para su manejo. La comunicación con el caballo se realiza por medio de presiones en la zona de la boca; de esta manera el jinete le guía sin producirle dolor.
Con el bocado, el caballo tiende a torcer la cabeza en un movimiento brusco. Con una bitless bridle, la cabeza del caballo se mantiene en posición vertical y el giro es más natural. La imagen de la izquierda muestra un ejemplo de cómo sería una cabezada bitless cruzada, pero existen otras en el mercado con sistemas diferentes, como la bitless bridle de cortesía de Marjoman que vemos a continuación.

Bitless bridle de cortesía Marjoman
Bitless bridle de cortesía Marjoman

Los defensores de la bitless bridle le atribuyen innumerables beneficios. Estos son algunos de ellos:
· Elimina la resistencia del caballo en el establo por el miedo a ser frenado; en el ejercicio, evita la ansiedad, el nerviosismo, el estrés, la sudoración excesiva y el pánico.
· Previene el síndrome de headshaking (el caballo sacude la cabeza de forma incontrolable)
· Evita dificultades respiratorias del caballo: asfixia, sofoco, tos durante el ejercicio, bronquitis y otras enfermedades de las vías respiratorias.
· Favorece la coordinación en el movimiento: evita la rigidez de cuello, tropiezos, paso entrecortado, rechazo a galopar, fatiga prematura, caídas…
· Previene problemas dentales y bucales: erosión de los dientes, labios cortados, laceración de la lengua, pérdida de apetito…